Guardián

Todos los estudiantes internacionales que asistan a una escuela de Nueva Zelanda deben concordar con alguna de las siguientes situaciones:

  1. Tener un guardián y vivir en una casa de familia organizada por la escuela.

  2. Vivir con el cuidador designado quien debe tener una relación de sangre o ser amigo cercano a la familia del estudiante.

  3. Vivir con un padre/madre/tutor legal quien debe tener una visa apropiada.

Todos los estudiantes internacionales menores de 18 años en Nueva Zelanda que no estén viviendo con su familia, se les requiere tener un guardián local que sea mayor de 21 años, que resida en Nueva Zelanda. La relación entre el guardián y el estudiante es normalmente cercana, y reconfortante. El guardián tiene un rol esencial y de alta responsabilidad ya que es quien facilita la comunicación entre los padres, la escuela y el estudiante. 

Esta persona se mantiene en contacto regular con los padres del estudiante y la familia que lo aloja.

 

El guardián estará atento a cualquier necesidad o preocupación concerniente al cuidado  del estudiante. Especialmente para aquellos que estudian por varios meses, es esencial que el estudiante tenga una persona con la que pueda hablar en su propio idioma. Si ocurriera un accidente o la persona requiriera asistencia medica, el guardián podrá intervenir solicitando la ayuda necesaria. 

El guardián también mantiene contacto regular con el estudiante para monitorear su progreso en la escuela, asistiendo a entrevistas y charlas sobre las materias, calendarios, comportamiento en clase o monitoreo de asistencia y otros temas escolares.

@2017 Antonella Urli | Diseño web | Email: info@kiwiwayeducation.com | Christchurch, New Zealand

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon